martes, 25 de agosto de 2009

La importancia de los cultivos hidroponicos

La importancia de los cultivos hidroponicos

En México existen seis millones de hectáreas de riego y 15 0 16 millones de hectáreas de temporal, por lo tanto la frontera productiva está muy limitada y los sistemas tradicionales de producción no alcanzan a cosechar lo que nuestro país necesita de alimentos.
Ante ello están surgiendo sistemas alternativos que pueden ayudar a cubrir el déficit en la producción de alimentos del país, como lo es la hidroponía, una forma de producción que no necesita de suelos y por lo mismo no depende de fenómenos meteorológicos, con ello permite reducción de costos de manera considerable y cosechas fuera de estación, además de que brinda elevados rendimientos y alta calidad en los alimentos.
Hoy, la hidroponía es el término que describe las distintas formas en las que pueden cultivarse plantas sin tierra. Estos métodos, generalmente conocidos como cultivos sin suelo, incluyen el cultivo de plantas en recipientes llenos de agua y cualquier otro medio distintos a la tierra. Incluso la arena gruesa, vermiculita y otros medios más exóticos, como piedras aplastadas o ladrillos, fragmentos de bloques de carbonilla, entre otros. Hay varias excelentes razones para reemplazar la tierra por un medio estéril, se eliminan pestes y enfermedades contenidas en la tierra, inmediatamente. La labor que involucra el cuidado de las plantas se ve notablemente reducida.
Unas características importantes al cultivar plantas en un medio sin tierra es que permite tener más plantas en una cantidad limitada de espacio, las cosechas madurarán más rápidamente y producirán rendimientos mayores, se conservan el agua y los fertilizantes, ya que pueden reciclarse, además, la hidroponía permite ejercer un mayor control sobre las plantas, con resultados más uniformes y seguros.
Todos esto se hace posible por la relación entre la planta y sus elementos nutrientes. No es tierra lo que la planta necesita; son las reservas de nutrientes y humedad contenidos en la tierra, así como el apoyo que la tierra da a la planta. Cualquier medio de crecimiento dará un apoyo adecuado, y al suministrar nutrientes a un medio estéril donde no hay reserva de estos, es posible que la planta consiga la cantidad precisa de agua y nutrientes que necesita. La tierra tiende a menudo a llevar agua y nutrientes lejos de las plantas lo cual vuelve la aplicación de cantidades correctas de fertilizante un trabajo muy difícil. En hidroponía, los nutrientes necesarios se disuelven en agua, y esta solución se aplica a las plantas en dosis exactas en los intervalos prescritos.
La hidroponía, como técnica de producción de alimentos, especialmente de hortalizas de alta sanidad y calidad, está siendo también considerada en distintos países de América Latina como una alternativa tecnológica apta y útil en el desarrollo de empresas, para la generación de ingresos y para el desarrollo de un sector agroexportador emergente en hortalizas, flores y plantas medicinales con alto valor agregado. Asimismo, se la ha integrado en sus versiones de menor sofisticación a programas sociales y económicos de superación de la pobreza.
Un factor importante de la hidroponía es que implementada de manera de manera simple o compleja da como resultado altos rendimientos, desde las zonas donde escasea el agua o donde exista falta total de esta, y asimismo donde los suelos han sido contaminados.
Las ventajas que tienen los países latinoamericanos para desarrollar la hidroponía son la existencia de mano de obra barata, los buenos climas y las regiones donde abunda el agua, por lo que si se aprovechan estos factores la producción que se realiza bajo este sistema podrá producirse los alimentos cerca de las ciudades donde existe el mercado de consumo, como hacia otros países, obteniendo con ello importantes beneficios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada